Los Secretos en el altar del Monasterio de Veruela

Veruela

Los Secretos en Veruela. Foto: El Club de los Imposibles

Cuando supimos hace unas semanas que Los Secretos iban a actuar en el Festival de verano “Música Viva” de Veruela, que organiza la DPZ, el sábado 9 de agosto, no dudamos en destacar ese evento en nuestro calendario de actividades y estar pendientes de adquirir pronto las localidades para asegurarnos nuestra asistencia.

Se trataba de una ocasión espléndida y quién sabe si única de disfrutar de la mítica banda con cuyos temas hemos crecido y disfrutado, leyendas activas de la música española que siguen ofreciendo unas actuaciones excepcionales, esta vez en un enclave místico y espectacular como la Iglesia del Monasterio de Veruela.

Emprendimos excursión matinal hacia tierras de Moncayo con visita previa de camino en Borja, así acudimos al Santuario de la Misericordia para ver el controvertido y pintoresco Ecce Homo desfigurado que es foco turístico inusitado y posteriormente con más formalidad y rigor el Museo Arqueológico, en la antigua Iglesia de San Miguel y el Museo de la Colegiata de Santa María de Borja. Tras degustar una sabrosa comida en el Restaurante La Tasca acudimos a Vera de Moncayo directamente al Monasterio de Veruela.

Sabedores de la reverberación que puede producirse en el sonido en recintos con columnas y techos altos como la Iglesia decidimos ir prontico para asegurarnos ubicación en las primeras filas de bancos y disfrutar al máximo.

A las 19:32 desde el lateral de la Sacristía irrumpieron los 5 Secretos al altar-escenario para comenzar un concierto excelente donde fueron sucediéndose temas del gusto del público que abarrotó la Iglesia, gente de todas las edades con familias con hijos jóvenes o niños bien conocedores de muchas de la letras de las canciones emblemáticas de Los Secretos, concierto para recordar.

La lista de temas que interpretaron a lo largo de algo más de hora y media fue la siguiente: No digas que no, Margarita, Hoy la ví, Volver a ser un niño, Quiero beber hasta perder el control, Ojos de gata, La calle del Olvido, Cada día, Pero a tu lado, Ya no puedo vivir sin tí (tema del trabajo en solitario de Álvaro Urquijo que no llegó a editarse), Agárrate a mí María, Trenes Perdidos, No me imagino, Por el Bulevar de los sueños rotos, Y no amanece, Buena chica, Déjame y, como bises, Sobre un vidrio mojado, Ojos de perdida, Gracias por elegirme y Otra tarde, despidiéndose ante la cerrada ovación del público puesto en pie, pero reservando como es habitual en el grupo tiempo para prestarse a saludar, fotos, autógrafos, etc. con aquellos espectadores que lo solicitaron, como fue nuestro caso.

Sin duda un concierto que recordaremos en la memoria y con ganas de volverlos a ver actuar en tierras mañas.

Como colofón sorpresa al día May B. y Noe, Aurora Boreal, ofrecieron un concierto improvisado guitarra y voces en el Camping de Vera a pocos metros del Monasterio.

GALERÍA DE FOTOS

VIDEOS DEL CONCIERTO

 

Otras crónicas: El artista de la calle